viernes, 25 de septiembre de 2015

El proceso deglutorio

          El proceso deglutorio a simple vista nos puede parecer simple por ser automático y prácticamente inconsciente. Sin embargo, para su ejecución tienen lugar una serie de movimientos coordinados que logran que la alimentación oral sea posible. Sin estos movimientos, la deglución sería inviable, como ocurre en la Disfagia Orofaríngea, patología que suele ir ligada a alteraciones neurológicas como el DCA y las enfermedades neurodegenerativas.

          El proceso deglutorio comienza con la fase preparatoria oral, en la que el alimento se corta, rasga, tritura y mastica mediante la actuación de los dientes, la lengua y la saliva. A esta fase le sucede la de transporte oral, en la que el alimento es transportado a la parte posterior de la cavidad oral. En el momento en el que el bolo toca el arco palatogloso, se produce el disparo del reflejo deglutorio. Estas dos primeras fases son conscientes, puesto que los movimientos se realizan de manera voluntaria. Sin embargo, la complejidad de las fases que suceden a partir del disparo deglutorio (inclusive), recae en que los movimientos son involuntarios, por lo que el sujeto no tiene control de su deglución. Esta involuntariedad de las fases siguientes es una de las razones por las que la disfagia orofaríngea es una alteración tan peligrosa y compleja, sobre todo en aquellos casos en los que la lesión neurológica da lugar a una pérdida de la sensibilidad laríngea y por tanto las aspiraciones (el paso del alimento a la vía respiratoria) pueden ocurrir sin que el sujeto sea consciente de ello.
          La fase siguiente es la fase faríngea, en ella, la vía respiratoria se protege mediante la acción coordinada de una serie de músculos. El velo del paladar se eleva para contactar con la pared posterior faríngea, protegiendo la nasofarínge y evitando la regurgitación nasal del alimento. La laringe asciende al tiempo que la epíglotis desciende, para contactar entre ellas y evitar que se introduzca alimento en la vía respiratoria. Al tiempo que la laringe asciende, las cuerdas vocales se juntan de manera que también sirven de protección en caso de que algo de alimento se introduzca en la vía respiratoria. De esta manera, se evita que el alimento que haya logrado colarse llegue a los pulmones. Esta fase acaba en el momento en el que el bolo traspasa el esfínter esofágico superior (EES).
          Esta fase es la más peligrosa puesto que, si alguna de las estructuras implicadas no realiza su función correctamente, el alimento puede pasar a la vía respiratoria, obstruyéndola, o penetrando el pulmón  y dar lugar a una neumonía aspirativa: patología muy peligrosa por su tasa de mortalidad.
          La fase siguiente es la fase esofágica, en la que, tras haber sobrepasado el EES, los movimiento peristálticos del esófago conducen el bolo hacia el esfínter esofágico inferior (EEI), a través del cual se introduce en el estómago. La incompetencia de estos esfínteres puede producir la regurgitación esofágica.

          A continuación os dejo un vídeo que ilustra el proceso deglutorio para que quede mejor explicado.
video

          Si cree que puede padecer disfagia o alguna alteración en el proceso deglutorio, no dude en pedir cita para realizar una evaluación logopédica.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Las consecuencias de la respiración oral en la formación del cráneo

Respiración, formación del tracto oral, alteraciones de la ATM


 Click sobre la imagen para ver el vídeo
Click en la imagen para reproducir el vídeo



          La respiración oral precisa de una posición más baja de la lengua, de manera que esta no cubre el espacio del paladar y este se estrecha por la presión de las paredes laterales del vestíbulo oral. El resultado es lo que se conoce como paladar ojival, que es más estrecho de lo normal y tiene forma de "V" en lugar de forma de "U".
          La nueva posición del paladar da lugar a que la lengua no llegue a contactar con él en la deglución, y en su lugar se produce un apoyo lateral sobre los dientes (deglución atípica). Este apoyo lateral impide que las arcadas laterales contacten correctamente, por lo que para compensar esta distancia a la hora de cortar la comida, los incisivos modifican su posición y tamaño, dando lugar a una deformación de la arcada dentaria inferior.
          Esta nueva posición de los dientes influye en la posición del cóndilo de la ATM, empujándolo y llevándolo hacia atrás, de manera que se desplaza de su posición de reposo sobre el disco y contacta directamente sobre el hueso temporal. Esto puede dar lugar a dolores de cabeza, además de un incómodo "click" que el sujeto escucha al abrir y cerrar la boca, consecuencia del movimiento del disco.
          Las modificación de la ATM puede producir bruxismo, por lo que los dientes pierden la forma, reducen su tamaño. Esto, a la larga, degenera la ATM aún más, de manera que el disco ya no se mueve y queda atrapado entre el cóndilo y el hueso temporal. El "click" de abrir y cerrar la mandíbula desaparece, pero la apertura bucal se limita.
          Como consecuencia de la respiración oral, la lengua modifica su posición, quedando más baja y retrayéndose hacia la faringe, de manera que el conducto queda limitado para la respiración. Para compensar, se tiende a colocar la cabeza hacia adelante, produciéndose una posición del cuello inadecuada que produce tensión en los músculos, generando dolor en el cuello y la espalda.

          Estos cambios derivados de la respiración oral son más rápidos y notables en niños puesto que su estructura ósea aún está en formación. Por lo tanto, es imprescindible mantener la higiene de las vías respiratorias, además de cuidar de los problemas respiratorios que se produzcan, ya sea por alergias, catarros recurrentes u otras causas.


martes, 15 de septiembre de 2015

La importancia del logopeda en la residencia de ancianos

Existe una alteración muy peligrosa que afecta a personas mayores sanas  y con problemas neurológicos que puede  pasar desapercibida. Se trata de la DISFAGIA OROFARÍNGEA.

La Disfagia Orofaríngea es una alteración en el proceso deglutorio que produce un aumento de los atragantamientos en las comidas. Este incremento en la frecuencia de atragantamientos da lugar a que aparezca neumonía aspirativa. Esta es una patología muy peligrosa, ya que se ha demostrado mediante estudios que es la principal causa de muerte en personas frágiles con disfagia, y es la tercera causa de muerte en personas mayores de 85 años (Almirall, 2007; Barroso, 2009).  Además, este problema no solo afecta a personas con alteraciones neurológicas, sino que a medida que la edad avanza puede aparecer la presbifagia, que es la disfagia propia de la edad. 




Esta alteración puede llegar a pasar desapercibida, ya sea porque no se le dé importancia a la tos durante las comidas, o porque no se produzca tos en la aspiración. En estos casos, la alteración se puede confundir con un proceso gripal puesto que se dan picos febriles en el anciano, cambio en la coloración, malestar, cansancio, aumento de la mucosidad espesa, y otros síntomas de gripe común.

Desde la logopedia, la disfagia tiene solución. Por ello, resulta de vital importancia el papel del Logopeda en las residencias de ancianos, ya que, mediante la evaluación e intervención en esta alteración, podemos prolongar la esperanza de vida de las personas mayores. 

Además, el Logopeda puede aportar otra serie de beneficios a los residentes; incluyendo talleres grupales de estimulación del lenguaje y la comunicación, talleres de estimulación sensorial para  preservar el olfato y el gusto, talleres de mecánica deglutoria para prevenir la disfagia, así como sesiones individuales para aquellas personas que precisen de un tratamiento más específico.

Para más información acerca de la disfagia u otras dudas, no dude en ponerse en contacto conmigo. 




Bibliografía:
Mateu Cabré, J.A; Clavé, P . (29 Septiembre 2007). Neumonía aspirativa. Medicina Clínica, 129, 424 - 432. Julia Barroso. (Noviembre 2009). Disfagia orofaríngea y broncoaspiración. Geriatría y gerontología, 44, 22 - 28. 

Sánchez Peláez, M.V (2015). Disfagia orofaringea en el anciano hospitalizado: prevalencia, métodos diagnósticos y cuidados de enfermería. Nuberos Científica, 2, 49 - 56. 

jueves, 10 de septiembre de 2015

"La toleta"

video
Escena de la película "Arrugas" (2011), de Paco Roca.

         Estos errores de comprensión verbal pueden darse en edades avanzadas, y especialmente en los casos de demencia. La estimulación del lenguaje en ancianos sirve como entrenamiento para reducir y prevenir, durante el máximo tiempo posible, los problemas del lenguaje que puedan aparecer.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Un día cualquiera...

            Sonaba el despertador cuando Juan saltó de la cama. Había pasado muy mala noche pero se había levantado dispuesto a afrontar con ganas el nuevo día. Desperezándose, abrió la ventana dejando que la luz del sol inundara su habitación. Se aseó y se vistió antes de bajar a la cocina, donde su mujer ya estaba sentada desayunando. Dándole los buenos días, se inclinó y la besó en la mejilla. Ella le miraba extrañada "¿qué has dicho?" y él con una gran sonrisa, de nuevo, le dio los buenos días. Ella le miraba cada vez más asustada "No te entiendo... Siéntate, ¿qué me has dicho?". Juan ya comenzó a extrañarse de que su mujer no le entendiera y preguntó qué ocurría. Ella rompió a llorar desesperada. Su marido abría la boca pero nada de lo que decía tenía sentido. Las palabras habían desaparecido. De sus labios salían sonidos sin significado. Un ictus mientras dormía se había llevado su lenguaje y su capacidad de hablar.

            Juan sólo es uno más de los muchos pacientes que tienen problemas del habla o del lenguaje y gracias a la Logopedia, todos ellos pueden afrontarlos y recuperar su capacidad para comunicarse.

            Si tienes algún familiar con una situación similar, consulta a un logopeda.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Comenzando una nueva aventura...

Soy Anna, graduada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid y colegiada por el Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid. Mi labor como Logopeda es la de intervenir en el lenguaje, habla, comunicación y alimentación del paciente. Los objetivos que se establecerán a la hora de intervenir siempre serán realistas e irán en función de las necesidades y el entorno del paciente. El servicio logopédico que ofrezco incluye las modalidades de intervención en atención temprana, en alteraciones neurológicas y en audición y voz.

  • ¿Qué es la Logopedia?

Esta es una pregunta que se suelen hacer todas las familias cuando escuchan por primera vez esta palabra. La logopedia es una profesión aún muy desconocida pero que puede aportar muchísimos beneficios y mejorías tanto en la calidad de vida como en la propia supervivencia de las personas.
El logopeda es un profesional al que se le conoce como “El que te enseña a decir la «r»”.
Es cierto que las dislalias son uno de nuestros objetivos de intervención como logopedas, pero el trabajo de los logopedas no se queda ahí. Nuestro campo de actuación abarca mucho más de lo que se conoce.

  • Personas a quienes va dirigido el tratamiento

Además de tratar los problemas de lenguaje y habla en niños, también intervenimos en los problemas de comunicación y en los problemas orales no verbales, como la deglución atípica, la disfagia, problemas de movilidad orofacial, malformaciones oromandibulofaciales… De igual manera que nuestra labor no solo se reduce a los niños, sino que tratamos a personas de cualquier edad, desde neonatos hasta adultos de la tercera edad, adaptando por supuesto la modalidad de intervención al paciente y sus necesidades.

  • Campos de actuación de la logopedia

El abanico de problemas que los logopedas podemos tratar es muy amplio. Dentro de los problemas del lenguaje y habla en la infancia que podemos tratar en Atención Temprana se incluyen las dificultades de lectura (dislexia) y escritura (disgrafía), las dificultades de producción de algunos fonemas (dislalia), los problemas de audición como sordera e hipoacusia, la tartamudez (disfemia), el retraso del lenguaje (RL), el trastorno específico del lenguaje (TEL) en todos sus tipos, además de por supuesto los problemas derivados de otros trastornos como el trastorno generalizado del desarrollo (TGD), en el que se comprende el autismo (TEA) en sus diferentes grados y tipos, y la parálisis cerebral infantil (PCI), entre otros. También intervenimos en otras alteraciones orales no verbales que pueden incluir problemas de articulación (como la disartria), respiración y/o deglución del paciente (deglución atípica, disfagia), y otras alteraciones estructurales (disglosias) como la fisura palatina y el labio leporino, entre otras alteraciones estructurales.
Asimismo, las dificultades infantiles que no hayan sido subsanadas en la infancia, como las alteraciones congénitas irreversibles como los TGD, TEA y PCI, entre otras, se pueden intervenir en la edad adulta.
Otro de los grandes campos de actuación hoy en día es el daño cerebral adquirido (DCA). El aumento de la esperanza de vida, las malas costumbres alimenticias, el alcoholismo, el tabaquismo, y el aumento de accidentes de circulación han hecho del DCA una de las alteraciones más frecuentes en la sociedad actual. Por ello, desde la logopedia ofrecemos tratamiento de afasias, disartrias, disfagias, y otras alteraciones derivadas del DCA.



Si tiene dudas acerca de si usted o algún familiar puede beneficiarse de recibir tratamiento logopédico o quiere realizar una consulta, no dude en ponerse en contacto conmigo. Puede pedir cita a domicilio por teléfono (637830282) o mediante correo electrónico (annaverobg@gmail.com).